Mi primera vez... con L. Fetissova

La parejita, una imagen "extraña e intrigante" de mi portafolio de curiosidades fotográficas. (Copyright 2006, Ramón González Solano)

La parejita, una imagen "extraña e intrigante" de mi portafolio de curiosidades fotográficas. (Copyright 2006, Ramón González Solano)

Hoy, por primera vez en mi vida profesional, llevé mi portafolio a revisión. En esta ocasión, por invitación expresa de mis queridos amigos de Estudio.357 y motivado por la curiosidad, como muchas de las cosas que hago dentro y fuera de la Foto. Quien estuvo a cargo de cortar la flor de mi inocencia fue la galerista rusa Liza Fetissova (al final de esta colaboración, hallarás la liga a un buen artículo en inglés sobre esta joven emprendedora, quien fundó en 2007 The Russian Tea Room Gallery en la ciudad de París y quien ha revisado y comentado seguramente cientos de portafolios, entre los que hoy se encuentra el mío). Para hacer esto más ameno y menos egotista, elegí escribir y describir nuestro breve encuentro de 30 minutos a modo de diálogo resumido y parafraseado, confiando en mi memoria de paquidermo. A ver qué opinas.

Liza Fetissova: ¿Por qué vienes a esta revisión?

Cámara Caníbal: Porque estuve presente en un evento similar aquí mismo y tenía curiosidad de saber qué piensa otra persona con un ojo educado sobre mi trabajo. Soy profesor universitario y todo el tiempo critico las fotos de mis alumnos. Ahora quiero estar del otro lado del escritorio por primera vez.

L.F.: Muy bien. Muéstrame lo que traes y haré mis comentarios al final.

Y así desfilaron proyectos que tenían que ver con el ballet, la música, la muerte, el agua, la memoria, el olvido, la impermanencia, la tristeza, el amor, lo grande, lo pequeño... así como una colección de objetos que me han parecido lo suficientemente atractivos y/o curiosos como para fotografiarlos con esmero a lo largo de estos años. Terminamos el slideshow.

L.F.: No entiendo qué pretendes con este trabajo.

C.C.: ???

L.F.: Sí... ¿Cuál es tu ambición?

C.C.: ¿Ambición?

L.F.: ¿Qué quieres hacer con él?

C.C.: Nada concretamente. Si tengo algún objetivo es simplemente aprender más de mí y después transmitir eso mismo a mis alumnos. Es todo.

L.F.: He conocido fotógrafos que se vuelven "profesionales" en asistir una y otra vez a las revisiones de portafolios porque esperan que una galería o una publicación se interese en su trabajo. En ocasiones puedo decir cosas muy desagradables.

C.C.: Entiendo... No soy ambicioso de ese modo.

L.F.: Entonces, ¿es suficiente para ti andar por la vida con una cámara en la mano, fotografiando todo lo que te parece interesante?

C.C.: Básicamente, sí.

L.F.: ...

C.C.: ...

L.F.: ¿Qué es lo que más te gusta de lo que me has mostrado?

C.C.: Todo me gusta, por eso te lo muestro.

L.F.: O.o

C.C.: ...

L.F.: A tu trabajo le falta profundidad. ¿Cuándo es que haces fotos?

C.C.: Siempre que puedo. En mi tiempo libre, cuando mis otras responsabilidades me lo permiten; cuando quiero participar en un concurso. Soy una persona muy ocupada.

L.F.: Hay quienes no hacen fotos porque son holgazanes y otros porque no tienen tiempo suficiente, pero al final el resultado es el mismo, ¿no es así?

C.C.: Cierto. En mi caso pertenezco al grupo de los que no tienen tiempo.

L.F.: Algunas imágenes están bien, son buenas ideas, pero tu trabajo es demasiado descriptivo. Hay cosas que tal vez funcionarían para una revista o un libro, pero los temas que has elegido creo que son fáciles.

C.C.: !?!?

L.F.: Ya sabes... que se ven siempre bien cuando los retratas, como el ballet.

C.C.: Comprendo... ("si supieras la bronca que fue fotografiar esa pieza a lo largo de cinco semanas ininterrumpidas," dije para mis adentros). Sin embargo, supongo que la palabra que Fetissova buscaba en su rubia cabeza era fotogénico. En fin, creo que ningún tema o sujeto es realmente fácil. No para mí, al menos.

L.F.: ¿Por qué en las fotos de la música en el cementerio para el Día de Muertos no veo más movimiento, como gente bailando?

C.C.: O.o

L.F.: Anyway... hay algunas de tus fotos que me intrigan. Veo que editas bien en Photoshop (refiriéndose a un autorretrato que me hice en el baño de un hotel en Chicago). Supongo que eso le enseñas también a tus alumnos. La técnica; como fotografiar un vaso de agua, por ejemplo (acto seguido, señaló un vaso de plástico rojo que tenía frente a ella). 

C.C.: Ninguna está modificada en Photoshop. Ese soy yo, detrás de la cortina de la ducha. Soy pésimo usando la computadora y los programas de edición. Prefiero que la foto termine en la cámara (que no es un concepto mío, por cierto, sino de Albert Moldvay).

L.F.: (Ojos grandes... azules).

L.F.: No soy fotógrafa. Sólo sé que hay cosas que veo y me parecen interesantes. Me es difícil ponerlo en palabras. Creo que hay algo raro en algunas de tus fotos. Podrías explorar eso. Lo extraño de la vida (the strangeness in life).

Justo entonces, nos indicaron que quedaban 5 minutos. Conversamos un poco más, de cómo admiraba el trabajo de Fernando Brito, quien a su parecer retrata la violencia de México como un artista, siendo al mismo tiempo un reconocido fotoperiodista, creando imágenes llenas de poesía que Liza pretende exhibir en su galería parisina, así como de su breve visita para conocer a Graciela Iturbide en su casa, cuya obra parece no entusiasmarla tanto.

L.F.: Es curioso cómo algunas personas responden a mis comentarios. Tú eres muy cortés. Sólo sonríes y asientes ¿No tienes nada que decirme?

C.C.: Sólo gracias. Que deseo que disfrutes el resto de tu estancia en México y que debo correr, pues tengo que impartir una clase lejos de aquí. Sin  decir más, abrí mis alas y salí volando por la ventana.

 

Por extraño que parezca, sigamos haciendo fotos.

RGS

Centro Universitario de Mercadotecnia y Publicidad

Otro de mis "raros" objetos. Las dos primeras imágenes que ilustran este artículo pertenecen a una serie sin título que empecé cuando di el salto a digital con una Panasonic Lumix FZ50 (Copyright 2006, Ramón González Solano)

Mi autorretrato, aparentemente "photoshopeado", en el baño de un Howard Jonhnson's en downtown Chicago, circa 2010, hecha en este caso con una Olympus E420 y un lente Zuiko de 25mm f2.8, equivalente a un objetivo normal de 50mm  (Copyright, Ramón González Solano)

Mi autorretrato, aparentemente "photoshopeado", en el baño de un Howard Jonhnson's en downtown Chicago, circa 2010, hecha en este caso con una Olympus E420 y un lente Zuiko de 25mm f2.8, equivalente a un objetivo normal de 50mm  (Copyright, Ramón González Solano)